Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Amor

05.07.2012

El verdadero AMOR

Hay un físico moderno llamado Jean Charon, que postula que en el universo existe un elemento capaz de cohesionar todo alrededor de un núcleo central. Este elemento es una especie de pegamento, de fuerza, responsable de dar el orden al universo. Esta misma fuerza sería la que permite que también nosotros tengamos un orden en […]

Por
El verdadero AMOR

Hay un físico moderno llamado Jean Charon, que postula que en el universo existe un elemento capaz de cohesionar todo alrededor de un núcleo central. Este elemento es una especie de pegamento, de fuerza, responsable de dar el orden al universo. Esta misma fuerza sería la que permite que también nosotros tengamos un orden en nuestras propias células. Este pegamento, esta fuerza cohesionadora fue definida por Jean Charon como el poder cohesionador mayor del universo llamada AMOR.

Esta definición de amor no tiene nada que ver con lo que nosotros siempre hemos entendido como amor, que es una pequeña representación de un tremendo potencial que nos pertenece, que es nuestra herencia y que debemos comenzar a recuperar.

Nosotros aquí estamos acostumbrados a dividirnos, a separarnos. En nuestro día a día funcionamos así. Viene un sentimiento de seguridad frente a algo y al minuto ese sentimiento se separa y se va al otro polo, dudamos. Sentimos amor frente a algo y al rato sentimos miedo frente a lo mismo. Fácilmente oscilamos y nos movemos de un extremo a otro.  Somos hincha de un estilo de vida y sentimos que todos los otros están equivocados.

Sentimos que pertenecemos a un grupo de amigos, de trabajo, social o económico y al mismo tiempo tenemos el sentimiento de separación frente a los otros grupos y los criticamos y juzgamos con total libertad. Luchamos con las cosas, con las personas, con el sistema, con nosotros mismos. Y si hay lucha hay separación y hay polaridad, ya que la luz no combate, sino que se impone por presencia.

Cada vez que lo que sentimos tiene un sentimiento opuesto, quiere decir que estamos divididos. El amor, el verdadero amor, ese que definió Jean Charon y que podemos entender como el amor de la Fuente Generadora, no separa, no divide, no tiene opuesto. Es la unidad, el campo electrónico, la luz, la ausencia de polaridades, es el A-Mor, que quiere decir sin muerte. Ese amor es capaz de llenarnos el alma, de encendernos a nuestro real potencial, de hacer que recuperemos nuestra herencia original como seres energía luz, libres y armónicos que somos.

Mi invitación es que busques ese AMOR y cuando lo encuentres, sabrás por experiencia, que has llegado a casa, has llegado al origen y has comenzado a recuperar tu verdadera identidad.

Sugerencia: Activación Interna de la Glándula Pineal, Método Cyclopea, creado por Fresia Castro.

Comenta este post

cerrar