Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Amor

27.07.2015

¿Que podría pasar con un autocuidado excesivo?

Quiero compartir con ustedes la historia de una paciente que llego desde Puerto Varas a Centro Miintimidad. Isabel tiene 26 años, esta en una relación hace 3 años, inicio su vida sexual a los 20 años, pero tenia la convicción de querer llegar virgen al matrimonio.

¿Que podría pasar con un autocuidado excesivo?

Proviene de una familia en donde los padres a pesar de estar casados por 30 años, tienen una pésima relación, ella cuenta “mis padres siempre se  preocuparon por mi y mi otra hermana pero ellos tienen un abandono afectivo”.

El padre de Isabel espera que ambas hijas salgan de la Universidad, para cumplir su sueño y poder irse a vivir solo y dedicarse a él.

La madre de Isabel siempre le decía, que tuviese cuidado con los hombres, que no dejara que nadie la toque, que hay hombres malos que abusan sexualmente de las mujeres y que ella tenia un par de amigas que habían sido violadas y esa experiencia las había marcado para siempre.

Con todos esos discursos Isabel vivió una infancia y juventud muy temerosa, tratando de escapar de los hombres. Isabel relataba “siempre pedí que mi cuerpo tuviera algún tipo de mecanismo de defensa para protegerme”.

A los 23 años conoció a Juan y comenzaron una hermosa relación, su miedo y desconfianza seguía presente, pero con el correr del tiempo, fue sintiéndose mas segura y confortable.

Hace 1 año decidieron tener relaciones sexuales con penetración vaginal, fue al Ginecólogo para buscar un método de anticoncepción y no fue examinada por ser virgen.

Con gran sorpresa después de varios intentos fallidos, se dio cuenta que estaban frente a un problema. En el momento de la penetración su vagina se apretaba tanto que era imposible la penetración, empezaba a temblar y le venían a su mente las palabras de su madre.

Por esta razón decidieron consultar en Centro Miintimidad, en donde después de una exhaustiva evaluación se determino que tenia Vaginismo.

Isabel decía “tengo lo que pedí, un mecanismo de defensa que impida ser vulnerable, mi vagina se cierra y no se ahora como hacer para abrirla”. Después de 10 sesiones de Kinesiología pelvi perineal y 6 sesiones con la Sexóloga, llego la buena noticia.

Ella aprendió a relajar su musculatura vaginal y tener coito sin dolor y con satisfacción. Amigas, cuidado con el autocuidado excesivo y con los mensajes aterradores sobre la sexualidad.

Debemos cuidarnos y elegir adecuadamente nuestra pareja para disfrutar de una sexualidad plena y responsable.

Odette Freundlich

Directora de Centro Miintimidad

Kinesióloga especialista en disfunciones del suelo pelviano y sexualidad

Centro Miintimidad

contacto@miintimidad.cl

Comenta este post

cerrar