Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Belleza

24.07.2012

Manchas en la piel: Más allá de la vanidad ¿Cómo nos afectan?

Cuántas veces hemos notado para nuestro malestar que nos han aparecido manchas en la piel, ya sea en la cara, manos, escote u otro lugar del cuerpo, pero ¿sabemos cómo prevenirlas, tratarlas o cuando debemos consultar un especialista? Según nos explica la Dra. Claudia Salomoné, dermatóloga de Red Salud UC, “las manchas en la piel […]

Por
Manchas en la piel: Más allá de la vanidad ¿Cómo nos afectan?

Cuántas veces hemos notado para nuestro malestar que nos han aparecido manchas en la piel, ya sea en la cara, manos, escote u otro lugar del cuerpo, pero ¿sabemos cómo prevenirlas, tratarlas o cuando debemos consultar un especialista?

Según nos explica la Dra. Claudia Salomoné, dermatóloga de Red Salud UC, “las manchas en la piel son alteraciones en el color de la misma, pudiendo ser de distintos tamaños y colores, siendo esto determinante para su tratamiento”. Esto es clave para saber cuál es el mejor tratamiento.

Las manchas que quedan después de la inflamación de la piel ya sea provocada por reacción adversa al consumo de medicamento, alergia, irritación, picaduras de insectos o contacto con plantas se denomina “Hiper-pigmentación post-inflamatoria”, siendo más marcada en personas de piel morena, aquellas que se broncean con facilidad o que exponen a la luz o al sol la zona afectada. Otro factor a considerar es la depilación con cera caliente.

También tenemos el mito de las mal llamadas manchas de la edad “Lentigos solares”, manchas redondeadas que se presentan en el dorso de la mano, la cara y escote. Su explicación está en que son las áreas más expuestas de nuestro cuerpo de forma prolongada al sol.

Y por último, los factores genéticos y hormonales también nos pueden provocar manchas. Éstas se denominan “Melasma” y son visibles en las mejillas y “el bigote” de forma simétrica. Aparecen, en general, por uso de hormonas en métodos anticonceptivos o por el embarazo. La persistencia de las manchas después del parto puede ser provocada también por el consumo de anticonceptivos hormonales u orales. En esos casos es recomendable consultar con un especialista, su tratamiento es largo, difícil y cuando es exitoso el riesgo de que la mancha reaparezca es alto.

La mejor forma de prevenir estas desagradables compañeras es el uso de fotoprotección que debe ser continua. Un protector solar sobre 30 aplicándolo cada 2 o 3 horas y en cantidad similar a una cucharadita de té sobre el rostro y cuello. Entendamos por fotoprotección también el uso de ropa adecuada, sombrero de ala ancha y lentes con filtro UV.

¿Podemos confiar entonces en recetas caseras o alternativas para este problema? Nos explica la Dra. Salomoné, que no hay pruebas que nos avale la efectividad del limón, así como la Fitoterapia que utiliza perejil, jugo de limón u otros componentes y debemos verificar las propiedades desmanchadoras de las cremas alternativas antes de utilizarlas. Pero más allá de la estética, o lo mal que nos podamos sentir al mirarnos ¿Sabemos cuándo estamos frente a una enfermedad? La especialista señala que hay que estar atento a:

1.- Manchas blancas en la piel.

2.- Lunares que cambien de color, de tamaño, que piquen, sangren o duelan.

3.- Manchas o lunares que nos aparezcan después de los 40 a 50 años.

4.- Lunares azulados que aparezcan tardíamente, no aquellos que tenemos desde la niñez o juventud.

5.- Manchas blancas que aparezcan alrededor de un lunar formando un halo.

Estos síntomas nos pueden alertar de que estamos frente a algo más delicado. Una enfermedad como por nos explica la dermatóloga:

Vitiligo: Enfermedad de la piel en que se pierde la pigmentación, se manifiesta con manchas blancas bien definidas. Aparecen en distintas partes del cuerpo, pero las más frecuentes son manos, pies, cara y genitales. El tratamiento depende de la edad del paciente, el tiempo de evolución y fundamentalmente de su extensión. El vitíligo localizado, por ejemplo de cara se trata con ungüento o crema, pero en el caso que sea más generalizado o rebelde se debe recurrir a tratamiento de fototerapia, que consiste en cámaras especiales que emiten radiación ultravioleta controlada. “El apoyo sicológico o emocional en los pacientes es muy importante ya que podemos encontrar factores de estrés o problemas de autoestima, por lo negativo de las manchas blancas”,explica la Dra. Salomoné.

Lunares: Son más frecuentes en personas de piel clara o pelirrojos. El tratamiento para los pacientes que lo solicitan es el láser. Los lunares deben ser auto-examinados, las personas deben saber reconocer sus lunares, en qué lugares del cuerpo se encuentran y consultar ante cualquier cambio que notemos, siendo un buen ayuda memoria el ABCD de los lunares.

A: Asimetría

B: Bordes Irregulares

C: Color (siendo llamativo que un lunar tenga dos o más colores)

D: Diámetro mayor a 5 milímetros.

De todas maneras debemos tener en cuenta que hay cánceres a la piel o “melanomas” muy peligrosos, que pueden originarse en lunares que no cumplen con los criterios del ABCD, como también hay lesiones benignas y sin riesgo.

“La mejor forma de enseñar que tienen los dermatólogos a sus pacientes es la autoevaluación. De ser necesario, el dermatólogo examina los lunares del paciente con un dermatoscopio, herramienta que nos ayuda al diagnóstico de lesiones pigmentadas”, explica la doctora. De todas maneras enfatiza que “la protección solar con cremas o gel, el cuidado de la exposición prolongada o crónica al sol y consultar a un especialista ante cualquier duda nos puede evitar más que unas cuantas manchas”, finalizó.

 

 

 

 

 

 

 

Comenta este post

cerrar