Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 15 personas

Belleza

22.08.2018

Cuida tu cabello

Te enseñamos a elegir un tratamiento adecuado según tu tipo de cabello.

Por Foto portada: Element5 Digital from Pexels
Cuida tu cabello

Existen diversos factores que pueden provocar maltrato en el pelo, por eso, es muy importante saber que cada cabello es distinto, y por lo tanto, necesita diferentes cuidados, además de considerar sus características y condiciones. Solo así podemos acertar con buenos resultados para lucir un cabello sano, sedoso y brilloso.

Hoy en día la industria de la belleza ofrece una gran diversidad de productos para el cuidado del cabello, muchos de los cuales cumplen más que solo la función de limpieza. Gracias a los avances de la química cosmética que ha mejorado sus fórmulas hidratantes, los productos pueden ser “multipropósito” o muy específicos para los distintos casos.

“Para obtener el cuidado capilar que siempre quisiste, solo debes ser constante y seguir algunos pasos que son parte de tu rutina diaria, y de esta forma, podrás lograr que tu pelo luzca hidratado y sedoso”, asegura Alejandra Abarca, cosmetóloga y estilista de The Body Shop.

Actualmente la mayoría de las personas someten su cabello a procedimientos dañinos para cambiar su forma, color y textura por fines estéticos. Debido a que las necesidades van cambiando constantemente, se está investigando y probando con nuevos ingredientes para mantener un equilibrio entre hidratación y oleosidad, mantener el ph natural del cabello y reparar de manera profunda.

A continuación la cosmetóloga y estilista Alejandra Abarca, te entrega consejos para elegir un tratamiento adecuado según tu tipo de cabello, para que mejore su salud y belleza.

Para cabellos normales, que a simple vista se ven sanos, su lubricación sebo-protectora es equilibrada, su tacto es suave, dócil y brillante. Debido a su sanidad y equilibrio, este tipo de cabello no requiere más que un shampoo neutro, suave y espumoso. Ideal si contiene complejos vitamínicos para mantenerlo fuerte y nutrido. Para esto, se recomienda el shampoo purificante de la línea de árbol de té de The Body Shop, que limpia y elimina las impurezas, disfrutando la sensación de frescura en el cabello.

En los cabellos grasos, las glándulas sebáceas que lo lubrican son más activas de lo normal, por lo que su grasitud es excesiva. Su brillo dura poco porque el aceite atrapa el polvo y lo vuelve opaco. Es aconsejable elegir productos con gran acción detergente, de preferencia los más transparentes, libres de aceites y cremas, con ingredientes como hammamelis, azufre, ortiga blanca, extracto de sabal serrulata. Lávalo día por medio de forma suave (ya que el masajear mucho el cuero cabelludo estimula más producción de sebo). Usa agua tibia, y si acondicionas, no debe ser un producto muy cremoso además debes aplicarlo solo en las puntas.

Los cabellos secos, tienen una baja producción de lubricación sebo protectora, carecen de brillo propio, al tacto no son sedosos y pueden ser quebradizos. Es recomendable utilizar un shampoo hidratante, elegir los que contienen agentes acondicionadores como el germen de trigo, proteínas de la leche y vitamina E. Lávalo solo dos veces por semana, masajeando el cuero cabelludo enérgicamente. Elige acondicionadores cremosos y aplícalos desde 2 centímetros de la raíz hacia las puntas. Aplica máscaras hidratantes una vez por semana, dejando actuar por lo menos 20 minutos. Se recomienda utilizar la línea de Banana de The Body Shop, que hidrata con profundidad y deja más brillante al instante.

Los cabellos finos son delicados y frágiles porque su estructura es delgada. En su mayoría carecen de volumen (que puede ser por genética, o caída por estrés), son muy sensibles a los tratamientos químicos y se enredan con facilidad. Para este tipo de cabellera se debe elegir un shampoo rico en proteínas vegetales como la placenta vegetal, extracto de ginkgo biloba o polímeros. Estos últimos fortalecen el cabello y proporcionan el volumen necesario. Lávalo 2 a 3 veces por semana y utilizando un acondicionador que contenga camomilla o aloe vera.

Para los cabellos gruesos, tienen la ventaja de ser fuertes y responder mejor a tratamientos que los demás. Pero su desventaja es ser menos manejable, rígido y tender al frizz, ya que contiene una mayor capa de cutículas en sus hebras. Se debe elegir un shampoo “libre de sulfato” porque este ingrediente es un detergente que reseca y genera más frizz. Además, debe contener agentes hidratantes a base de aceites naturales, como coco, argán o jojoba. Hay que lavarlo 2 a 3 veces por semana, acondicionarlo por varios minutos y luego aplicar cremas hidratantes para peinar.

Los cabellos rizados, gozan de equilibrio y una buena manejabilidad para una mayor hidratación. Es aconsejable elegir un shampoo hidratante a base de aceites naturales como palta, argán, almendras o coco. Se debe lavar día por medio, acondicionarlo e hidratarlo con sérum o cremas con siliconas. Aplica máscaras hidratantes una vez por semana dejando actuar por 20 minutos. La mejor forma de definir los risos es con un mousse.

Para cuidar un cabello tinturado, debes tener cuidados adicionales debido a que la mayoría de las tinturas lo resecan o dañan. Además, necesitan productos que ayuden a mantener el color. Para ello, es necesario elegir un shampoo libre de sulfatos, para que no se resequen, sin sodio y con filtro UV. Se necesitan tratamientos con agentes hidratantes y reparadores. Elige productos con caramidas, queratina, vitaminas y aceites que ayuden a su restauración.

Es necesario seguir estos consejos para lucir un cabello fuerte, brillante y resplandeciente con tratamientos efectivos para entregar los beneficios que el cabello necesita.

Comenta este post

cerrar