Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

19.06.2012

Vitaminas y suplementos alimenticios ¿qué tan buenos son para la salud?

Ya se ha vuelto común ir a la farmacia y encontrarnos con góndolas llenas de vitaminas y suplementos alimenticios que nos prometen fortalecer nuestras defensas y reemplazar los beneficios de algunos alimentos que no consumimos habitualmente. En Chile, según datos correspondientes a 2011 entregados por Euromonitor, el gasto per cápita en suplementos y vitaminas en […]

Por
Vitaminas y suplementos alimenticios ¿qué tan buenos son para la salud?

Ya se ha vuelto común ir a la farmacia y encontrarnos con góndolas llenas de vitaminas y suplementos alimenticios que nos prometen fortalecer nuestras defensas y reemplazar los beneficios de algunos alimentos que no consumimos habitualmente.

En Chile, según datos correspondientes a 2011 entregados por Euromonitor, el gasto per cápita en suplementos y vitaminas en los últimos cinco años ha aumentado 1,2 veces, pasando de US$ 1,6 en 2006 a US$ 3,6 en 2011, con ventas por US$ 61,5 millones. Pese a que las cifras están muy por debajo de países como Brasil o Estados Unidos, éstas revelan que en Chile son cada vez más las personas que optan estos productos, pero ¿qué hay de cierto en todo esto? ¿sirven las vitaminas para suplir nuestras deficiencias?

La Dra. Pamela Rojas, nutrióloga de Clínica Avansalud, nos entrega varios datos al respecto:

-Las vitaminas no reemplazan a los alimentos. Esto, porque los alimentos, además de sus nutrientes, nos aportan muchos otros compuestos que no se pueden incluir en las vitaminas, como por ejemplo, algunos tipos de ácidos grasos y antioxidantes. “No es recomendable reemplazar la ingesta de alimentos por el consumo de vitaminas y minerales, ya que se pueden perder varios de sus efectos positivos en nuestra salud”, explica la experta.

-Son útiles en casos específicos. Las vitaminas son recomendables en el caso de que la persona tenga una dieta desbalanceada, alguna enfermedad que haga aumentar los requerimientos de algunas vitaminas o minerales o se haya sometido a una cirugía que afecte la absorción de nutrientes. “En estos ejemplos sí serviría recibir un suplemento de vitaminas y minerales”, comenta la Dra. Rojas.

-Ojo con el consumo. Las vitaminas no se pueden consumir libremente y deben contar con supervisión médica. “Hay cantidades recomendadas de ingesta de vitaminas y minerales y consumir más de lo recomendado puede producir distintas alteraciones, incluso en ocasiones muy graves”, dice la nutrióloga de Avansalud.

-No necesariamente previenen enfermedades. “Si la persona no tiene una deficiencia de vitaminas, no se vería beneficiada si consume en forma extra suplementos. Sin embargo, esto debería ser evaluado en forma personalizada por su médico tratante”, argumenta la Dra. Rojas.

-Tampoco ayudan a mejorar resultados en el gimnasio. “Si la persona tiene una alimentación adecuada y balanceada, acorde a su edad, sexo y nivel de actividad física, no se beneficia del uso de suplementos”, acota la profesional.

En cuanto a deficiencias vitamínicas, la Dra. Rojas aclara que no se trata de algo frecuente en la población, “pero sí se han presentado casos de falta de vitamina D, la cual está presente en pocos alimentos y aunque se puede sintetizar también a nivel de nuestra piel por la acción de los rayos ultravioleta, las campañas de protección solar han causado una baja en la exposición.  El problema es común en personas con exceso de peso, ya que se produce una ‘captura’ de esta vitamina por el tejido adiposo”, informa la experta.

 

 

Comenta este post

cerrar