Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

11.07.2012

Nieve puede producir “ceguera invernal”

Cuando vamos a esquiar nos vemos expuestos más que en ninguna otra ocasión a las radiaciones ultravioleta, que es una de las radiaciones que  forman parte de la luz solar. Cuando la luz incide sobre algunas superficies tales como la nieve, arena o agua se refleja y aumenta considerablemente su efecto sobre el cuerpo.  La  […]

Por
Nieve puede producir “ceguera invernal”

Cuando vamos a esquiar nos vemos expuestos más que en ninguna otra ocasión a las radiaciones ultravioleta, que es una de las radiaciones que  forman parte de la luz solar.

Cuando la luz incide sobre algunas superficies tales como la nieve, arena o agua se refleja y aumenta considerablemente su efecto sobre el cuerpo.  La  nieve refleja el 80% de esta radiación, la que además aumenta en un 10% cada 1000 metros de altitud, debido  a la disminución de la presión atmosférica. Esta exposición al sol puede ser muy peligrosa si no se toman los cuidados necesarios.

Al exponerse a tanta altura se recomienda la utilización de protección solar, además del uso de anteojos o antiparras que cumplan con los niveles de aislamiento ultra violeta, reduzcan el resplandor e idealmente que cuenten con protección lateral.

Según la  doctora Marlene Vogel, oftalmóloga de Puerta del Sol, las alteraciones debidas a la exposición a la luz ultravioleta pueden deberse a una exposición aguda (por ejemplo, un día en la nieve o la playa) y  lo  más común es la Fotoqueratitis, más conocida como “Ceguera de Nieve”,  que se produce por la inflamación de la córnea inducida por una exposición aguda a las radiaciones UV.  “Por lo general, aparece en las primeras 12 horas de exposición solar y afecta a ambos ojos y corresponde a una quemadura que afecta la conjuntiva y la córnea”, señala.

Cuando la exposición es repetida puede causar problemas más graves como la aceleración de cataratas, lesiones en la retina, envejecimiento prematuro de la piel de los párpados e incluso la aparición de lesiones premalignas de párpados y conjuntiva.  También pueden aparecer  engrosamientos de la conjuntiva denominados pingueculas o pterigion  que pueden llegar a cubrir la superficie del lente externo o córnea.

¿Cómo reconocer la Ceguera de Invierno?
-Lagrimeo
-Intolerancia a la luz o fotofobia
-Ojos rojos
-Disminución de la agudeza visual
-Sensación de arenilla en los ojos
-Dolor intenso, que aparece entre 4 y 6 horas después de la exposición solar, incluso se produce espasmo de los párpados sin posibilidad de abrir los ojos

¿Qué hacer ante estos síntomas?
-En caso de experimentar estas molestias, se recomienda acudir lo antes posible a un especialista, además de reposar en la oscuridad con ojos cerrados, aplicar compresas con hielo, tomar analgésicos – antiinflamatorios y tapar los ojos con anteojos o algún tipo de vendaje y no restregar los ojos con las manos
-Se puede usar un lubricante como lágrimas en gel mientras acude al especialista
-Con los cuidados adecuados, la Fotoqueratitis aguda evoluciona usualmente  favorablemente entre 24 y 48 horas

Comenta este post

cerrar