Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

29.04.2015

¿Cómo incluir el ejercicio en nuestras (súper ocupadas) agendas?

Si alguien me viene con el cuento que tiene demasiado tiempo, por favor, que se comunique conmigo para que me ayude con un montón de cosas. Si no es limpiar la casa, arreglar algo, trabajo, familia, estudiar, pelear con el pololo o espiar en facebook, es revisar instagram, hablar con la mamá, tratar de cocinar algo no tan malo, comérselo con ganas, ver la teleserie… Todas tenemos mil actividades y cuando hablamos de hacer ejercicio queda en el último en la lista.

¿Cómo incluir el ejercicio en nuestras (súper ocupadas) agendas?

Por eso, queda en cada una buscar un espacio en tu agenda para dedicarlo a sudar un poco. Porque nadie lo puede hacer por ti, y sí, hay gente que tiene dos trabajos, hijos, casa y perro y todavía busca la manera de hacer ejercicio. ¡Así que cualquiera de nosotras puede!

Para lograrlo, te doy estos super tips:

– Plantéate metas: Ok, digamos que tu meta es rebajar durante invierno para estar bella el próximo verano, o prepararte para un maratón. Pues buenísimo. Lo que pasa es esto, la primera es lindísima pero muy difusa. La segunda te da un objetivo real. Y es en eso que debes trabajar. Si quieres verte de lujo, tienes que pensar que vas a bajar una cantidad de peso X y vas a hacer tanto de ejercicio. Si vas a correr un maraton tienes que entrenar una cantidad de minutos semanales para lograrlo, ¿cierto?. En base de eso construyes tu plan.

– Keep it real: Es decir, mantenlo realista. Si tu horarios horarios son muy complicados, entonces no te pongas como meta hacer dos horas de ejercicio al día. Manténlo en el rango de la normalidad, empieza con 10 minutos y ve agarrando tiempo cada vez que puedas. Puedes hacer 10 minutos de ejercicio en tu casa al despertar, y luego agarrar 5 minutos para hacer unas cuantas sentadillas, en la tarde otros 5 más para hacer planchas o flexiones. En el día usa las escaleras o el ascensor y agregas 10 minutos más en la noche mientras ves la TV. Listo, media hora de ejercicio y ni te diste cuenta.

– Ser honesta (sobre tus metas): Si sabes que quieres perder peso, pero no puedes hacer sesiones de ejercicio de más de 20 minutos, porque no tienes tiempo o la capacidad y resistencia para lograrlo, tus metas tienen que rondar sobre eso. Es decir, con 20 minutos al día, no podrás lograr que se te vean los abdominales marcados en 4 semanas. Tus metas tienen que estar de acuerdo a tu realidad, porque si no eres honesta con ellas, te vas a frustrar cuando no veas resultados.

– Planifica con tiempo: Si no te pones un horario fijo (otra vez, que sea real, no lo que “quisieras poder hacer”) pero no te planteas hacerlo por ejemplo siempre a la misma hora, antes de ir al trabajo o saliendo del mismo, no lo vas a lograr. Además que para crear hábitos es importante que marques tu horario.

– Ten un plan b: Como nuestra vida está llena de imprevistos, lo mejor que puedes tener es un “plan B”. Es decir, algo planificado para cuando el tiempo, el trabajo, los amigos, el taco y la micro te juegan en contra. El día que no puedas hacer ejercicio sube más escaleras y toma menos el ascensor. Si no puedes ir al gimnasio haz un video de ejercicios en tu casa (youtube está plagado de ellos, además, ¡gratis!). Si sabes que sólo tienes 10 minutos de los 20 que tenías planificados, pues esfuérzate todo lo que puedas. Cuando logres adopar esa mentalidad de no rendirte, tú misma vas a buscar las soluciones a esos problemas de horario.

No te estamos diciendo que sea fácil, ¡porque no lo es! Pero cuando esta obligación pasa a ser un gusto, porque cuando empiezas a ver resultados, y las endorfinas hacen su trabajo, ya no es tan malo dejar de ver la teleserie para sudar un poquito. Y cuando ya estés en la senda, no hay vuelta atrás. Te lo aseguro.

Clementina Ramos
www.notelocomas.com

Comenta este post

cerrar