Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

05.08.2015

Cuándo debes alejarte de la pesa

Siempre lo he dicho, pesarse es parte del proceso de perder peso, pero la balanza nos puede volver locas. La balanza parece más temperamental que quinceañera que la dejó el pololo. Los números pueden cambiar no sólo día a día, sino hasta en las 24 horas del mismo día. Por eso yo recomiendo no pesarse diariamente.

Cuándo debes alejarte de la pesa

Pero como es bueno tener una referencia basada en el peso, aquí te dejo algunos datos de cuando NO debes pesarte:

-Después de comer: Así sea que comiste sólo lechuga. La gente se pesa después de comer algo y siente que engordó tres kilos de grasa, cosa que es realmente imposible. Lo que sí pasa es que el volumen de tu sangre aumenta debido a la cantidad de comida ingerida, y el mismo peso de la comida que está en tu estómago. Y pasa también si esperas unas horitas, ya que el sodio que contienen muchos de los alimentos, hace que tu cuerpo retenga líquido. Tampoco lo hagas después de tomar agua, porque  a pesar de no tener calorías, ocupa espacio en tu estómago.

-Justo antes de irte a dormir: Esas personas que se pesan en la mañana y después antes de irse a dormir se están jugando el partido en contra. En la noche puedes sentir que tienes algunos gramos de más, por todo lo que has consumido en el día, el agua que bebiste y hasta tu tránsito intestinal.

-Durante tu ciclo menstrual: Hay momentos de tu ciclo donde tu peso puede cambiar por las variaciones hormonales que suceden en tu cuerpo. Y eso es justo antes de tu período, cuando estamos como esponjas reteniendo líquido. Hay chicas que pueden “aumentar” varios kilos durante esos días. Pero si no sucumbes a las tentaciones de los dulces los días antes, no te preocupes que no son kilos reales. Si mantienes bien tu dieta, la hinchazón pasará y esos números cambiantes en la balanza, no es “grasa engordada”.

-Después de un fin de semana de carrete: Todas hemos pasado por ese fin de semana que no fue tan sanito. Y claro que sentirse hinchada es lo normal. Pero si te pesas, te vas a sentir hinchada y decepcionada de haber ganado todo lo que habías perdido en la semana. Pero difícilmente esos días de locura se traducen en kilos de grasa, es líquido que has retenido por el exceso de carbohidratos y sodio de las comidas “ni tan santas”.

Una mejor manera de llevar el avance de tu dieta y ejercicio es con fotos, midiéndote o simplemente probándote ese pantalón que tienes escondido en el closet. Ese skinny jean que tanto amas, es más sincero que tu mejor amiga. Y por sobre todas las cosas debes recordar que perder peso puede ser tu objetivo para sentirte mejor, pero nunca debes evaluarte por el número que dice la balanza. ¡Eres mucho más que eso!

Comenta este post

cerrar