Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

02.09.2015

Fíjate en los ritmos circadianos hormonales

Los seres humanos actuamos a través de hormonas ¿Lo sabías? Es por eso que es muy importante mantenerlas en equilibrio para permanecer estable y no producir diferentes alteraciones en tu peso.

Fíjate en los ritmos circadianos hormonales

Las hormonas son sustancias producidas por diferentes órganos para regular distintas funciones en nuestro cuerpo, entre ellas, el metabolismo. La secreción y acción de estas hormonas va a ir variando a lo largo del día y de la noche esto es lo que llamamos ritmo circadiano hormonal.

Durante la madrugada y mañana aumentan las hormonas que nos mantienen en estado de alerta. Estas son: la adrenalina, noradrenalina y cortisol. Por eso, es muy importante consumir alimentos por la mañana para mantener la acción de estas hormonas y estar con energía durante el resto del día.

En la noche, en cambio, aumenta la serotonina, que nos da tranquilidad y sueño. Esta hormona pierde función si comemos mucha comida rica en azúcares y grasas, pudiendo ser la causa de insomnio. Es por esto que por la noche debemos consumir alimentos livianos y que no contengan estas sustancias. Además, el alto consumo de estos alimentos también altera la función de la hormona del crecimiento, que está encargada del “metabolismo” al terminar el día, es decir, que si no está funcionando bien, la degradación de grasas disminuirá y como consecuencia, aumentaremos los depósitos de grasa.

Existe otra hormona llamada insulina. Esta tiene la función de captar el azúcar de los alimentos y llevarla a los depósitos de glucógeno (energía almacenada). Esta hormona actúa mejor por las mañanas, por lo que nuevamente vemos la importancia de consumir un buen desayuno para que no decaiga su función durante el día. Cuando se hipersecreta (lo que ocurre por alimentación rica en azúcar, harinas blancas, papas, choclo, etc.) aumenta la ansiedad, y el hambre y el azúcar no va a depósitos de energía, sino que se almacenará directamente como grasa. Por esta razón debemos tener una dieta rica en alimentos de bajo índice glicémico (cereales integrales, frutas, verduras, entre otros) para mantener su secreción y acción lo más equilibrada posible. Por la noche esta hormona casi ya no funciona, es decir, comer azucares y grasas a esta hora aparte de alterar las hormonas ya mencionadas va hacer que los depósitos de grasa aumenten aún más, ya que la insulina no usará estos alimentos como energía.

Los ciclos del día y la noche, de sol y oscuridad, generan oscilaciones o ritmos hormonales en el sistema endocrino y en el sistema nervioso central. Son los llamados ritmos naturales de las hormonas o ritmos circadianos que se repiten cada 24 horas.

Nuestro organismo se acopla a estos ritmos hormonales y funciona como un sistema de dos fases:

– La fase matutina que se inicia con el amanecer
– La fase nocturna que se inicia con el atardecer

Por lo ya mencionado, la alimentación cumple un rol clave en el equilibrio hormonal y en mantener un buen estado general del organismo. “Alimenta tus hormonas” como se debe y verás grandes cambios, ya sean físicos como mentales, ya que disminuirá tu ansiedad y depósitos de grasa.

Noelle Litvak Cooper
Nutricionista
Centro Médico Sanar
www.nutralicioso.com

Comenta este post

cerrar