Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

02.11.2015

Deportista de gimnasio

A diferencia de muchas mujeres, soy de las que le gusta deporte, pero en el gimnasio. Más que eso, me gusta hacer ejercicio. Siento que soy mucho más eficiente encerrada en un gym. Y no es que no me guste la actividad al aire libre, pero me acostumbré a tener un profe que me dirija gran parte de mis rutinas en un lugar cerrado.

Deportista de gimnasio

Lo intenté todo cuando chica: volleyball, hockey, me metí a ligas de fútbol y nada. Lo pasaba bien, pero nunca logré especializarme en algún deporte, por más que quisiera. Luego, más grande, me empecé a preocupar por esos kilitos de más y, más allá de especializarme en algo, tenía que hacer ejercicio para adelgazar. Completamente contraria a mis pensamientos, decidí meterme a un gimnasio. “Fome, monótono y caro”, pensé. Pero el destino me jugó otra pasada y desde que comencé en uno que le tengo un cariño especial.

Partí con máquinas, sin entender mucho qué quería tonificar o fortalecer. Pero poco a poco le fui tomando cariño a los gimnasios que impartían clases. Así conocí las mágicas sesiones de zumba, body combat, yoga, power pump, boxeo, aerobox y ahora último, functional training. Una maravilla.

Soy una fanática de mi gimnasio, porque además de pasarlo bien y adelgazar, es un momento exclusivo para mí. A la gente que hace running le debe ocurrir lo mismo, sólo que al aire libre. Me pasa que, a diferencia de tantas, no me aburro en el gimnasio y sí me aburro corriendo en la calle. Es raro, lo sé, pero así como hay mujeres que le han dedicado gran parte de su tiempo a correr, yo se lo he dedicado al gimnasio. Cuando no logro llegar a una clase, hago mi rutina de máquinas y cardio. Efectivamente es monótono, pero cuando agarras el training se transforma en inercia. Nada que un buen iPod con música no pueda solucionar. Insisto, lo mismo que el running.

Así como yo, debe haber otro grupo de mujeres que le pasa lo mismo. Sin embargo todos los caminos llegan a Roma. Estés donde estés, y hagas lo que hagas, lo importante es ejercitarse. Te mantiene activa, sana, positiva y aprovechas de bajar esos rollitos que tanto nos penan, sobre todo cuando empieza el verano.

Comenta este post

cerrar