Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

10.02.2016

Cómo comer -medio- saludable cuando estamos en la calle

Yo salgo poco, poquísimo. Por eso cuando lo hago, no me preocupo y escojo la versión más “con todo” de las comidas que disfruto en la calle -es justo y necesario-.

Cómo comer -medio- saludable cuando estamos en la calle

Pero si tu caso es que comes mucho fuera y no has perfeccionado la planificación aquí te dejo mis tips para que comas en la calle sin hacer de tu dieta un desastre.

-Ten cuidado con las ensaladas.
Quizás tu primera opción es atacar una ensalada en cualquier establecimiento que vas. Y la verdad es que debes tener cuidado. Entre los aderezos, carnes curadas y agregados, ¡una ensalada puede tener tantas calorías como un combo de papas y hamburguesas! Si vas a pedir una ensalada, debes estar muy pendiente de la lista de ingredientes y alejarte de las que tienen pedazos de pan, tocino, quesos y aderezos en base a crema y aceite.

-Mira las porciones. Muchas veces, en los restaurantes las porciones pueden ser ¡hasta el doble de lo que te corresponde! Es decir, si bien una pechuga de pollo es perfecta para el almuerzo, tu porción debería ser aproximada al tamaño de la palma de tu mano. Si es el doble, ya son dos porciones. Es hora de dejar la vergüenza de lado, separar tu pedazo y pedir el resto “para llevar”.

-Observa bien el menú. En muchos lugares hay dos opciones de colaciones. Una siempre es pasta, lasaña o algo que se le parezca y quizás la otra es una proteína con arroz/puré, algo de ensalada y fruta de postre. Mi recomendación es que pidas la opción de la proteína, preguntes si te pueden cambiar el puré/arroz por más ensalada y disfrutar de tu postre de fruta que también es un carbohidrato. No hay nada de malo con algo de puré de vez en cuando, pero muchas veces en la calle son mezclas procesadas cargadas de crema y aceite.

-Aleja el pan y comparte el postre. No caigas en la tentación del pan con pebre de entrada en el almuerzo. Dile que se lo lleven para que no lo tengas ahí llamándote. Y esas calorías bien las podrías disfrutar en un postre. El truco está dividirlo con alguna amiga (así comparten el sabor y las calorías).

– ¡Nada de bebidas! No pierdas calorías tomando refrescos y jugos azucarados. Si te toca comer mucho en la calle, tu mejor amiga debe ser el agua.
Estos tips sirven de lujo si comes todo el tiempo fuera -que no es la idea porque nada supera la comida casera-. Pero como dije al principio, si es algo que haces de vez en cuando, y no todas las semanas, no te mortifiques, por comer algo “no tan sano”, no se acaba el mundo. Disfrútalo y sigue tu alimentación saludable la próxima comida.

Comenta este post

cerrar