Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

21.04.2016

Esos errores que no nos dejan avanzar…

Un cuento que parece la historia de nunca acabar: más de una de nosotras nos frustramos porque decimos “comer sano” y “hacer ejercicio” pero nunca lo cumplimos.

Esos errores que no nos dejan avanzar…

Esos kilos demás siguen ahí al lado nuestro, como pololo feo que nos quiere mucho.

Y me disculpan los pololos feos, pero es que de verdad queremos que se vayan. Y a pesar de nuestros mejores esfuerzos, esto no parece cambiar. Entonces, ¿qué es lo que podemos estar haciendo mal? En mi opinión, muchas veces pasa esto:

-Comes sano, pero mucho:
yo he caído en esta. Nada más sano que la avena, o el pollo, o el arroz integral y la mantequilla de maní natural (necesitamos grasas saludables ¿no?). Bueno, todo eso está buenísimo pero en su justa medida. Porque no podemos confundir “sano” con “sin calorías”. Lo único que no tiene calorías es el agua y nadie puede hacer una dieta a punta de este único líquido. Lo mejor es comer las porciones que nos corresponden de verdad.

-Comes “chiquito”: ¿no han escuchado a alguien -o ustedes mismas- diciendo que comen solo un “pedacito” de la torta, una “galletita”, un chocolate “chiquitito” y pare de contar los diminutivos? Con los diminutivos nos pasan dos cosas, o no somos tan sinceras y no fue el pedacito de queque sino el queque entero, o que de “ito” en “ito” ¡comemos un montón!. Por eso es que cuando se trata de perder peso, hay que tener más que claro qué es lo que se lleva a la boca.

-Te cuesta el ejercicio y piensas que eso es suficiente: cuando estamos empezando una rutina de ejercicio, ¡claro que nos va a costar! vamos a sudar más y nos va a doler todo. Pero muchas veces, nos dejamos llevar por el dolor inicial y pensamos que estamos quemando miles de calorías. No hacemos la rutina completa -porque nos cansamos- y hacemos poco a la semana porque no podemos más. Y claro que un poco es mejor que nada, pero hacer solo 20 minutos de ejercicio dos veces a la semana quizás no te lleve tan cerca de tus metas. La Asociación Americana del Corazón recomienda hacer 150 minutos para mantenerse sano.

-No eres constante: esto tiene que ver con el otro punto, claro que es buenísimo pasar de no hacer nada de ejercicio a por lo menos moverte dos días a la semana. Pero si lo tuyo es correr maratones de fin de semana y el resto estar echada como una ostra, es mucho más difícil que veas cambios. La constancia es clave para que veas como tu cuerpo responde.

Toma estos consejos y date cuenta si son estos errorcitos los que te mantienen sin muchos avances. Y si ya los tienes “agarrados”, ¡es sólo cuestión de trabajar para mejorarlos!

Comenta este post

cerrar