Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Fitness

14.02.2017

Dale una mano a tu metabolismo

Nos encanta analizar nuestro metabolismo, sobretodo, hablar mal de él (el mío es lento, malo).. pero al final la verdad de su comportamiento va un poquito más allá de esos adjetivos negativos que usamos porque nos sentimos gorditas, ya que está presente en todas las acciones de tu cuerpo. ¡Entérate de todo los detalles para ayudar a tu organismo!

Dale una mano a tu metabolismo

Como a veces nos preocupa más los rollitos en la cintura, nos olvidamos cómo se realiza el intercambio celular de energía en nuestro cuerpo, y para cambiar ese aspecto, debemos centrarnos en aumentar esa tasa metabólica.

La versión estadounidense de WomensHealth.com nos cuentan qué debemos hacer para que nuestro cuerpo queme grasa como es debido.

bowl-de-frutas

Desayuna: Comer temprano despierta tu metabolismo, sobre todo si lo haces a la hora siguiente de levantarte. Tu metabolismo pasa toda la noche en “modo descanso”, así que la primera comida del día hará que se levante y abra los ojos, como tú. Lo mejor es elegir alimentos altos en proteínas y carbohidratos complejos con fibra. Un plato de avena con huevos, es un éxito multitudinario.

moverse

Estaciónate lejos de la puerta de tu trabajo: También puedes bajarte unas cuadras antes o usar las escaleras en vez del ascensor. Quizás no te suena como una larga sesión de ejercicios, pero el obligar a tu cuerpo a moverse, es un empujoncito para tu metabolismo. Esa subida en tu ritmo cardiaco, hace que los procesos internos de tu organismo se enciendan.

cafe2

Tomen café: Quizás habrás escuchado que no debemos tomar tanto café… Y sí, el detalle está en esa palabrita “tanto”. Pero una taza de café puede aumentar tu taza metabólica. Eso sí, debes recordar que no hablamos de un café con crema y azúcar, si no un café negro con un poquito de leche y listo.

vale (1)

Muévete durante tu trabajo: Si no tienes un trabajo súper activo, seguramente pasarás horas sentada en tu silla levantándote sólo para lo necesario. Dale una mano a tu metabolismo tratando de moverte más durante tu jornada de trabajo. Párate más, camina un poco, estírate. Puedes tomar un paseo durante la hora del almuerzo, lo que te alejará también de comer de más o rendirte a la tentación de un “dulcecito”. También ayuda para cuando te dé el bajón de la tarde.

relax

Relájate: Cuando estás muy estresado, tu cuerpo libera cortisol, una hormona que además de frenar tu metabolismo, promueve la acumulación de grasa abdominal. Así que si te tomas unos 10 minutos para meditar o hacer un poco de yoga, tu cuerpo y mente te lo agradecerán.

descansar

Duerme: Suena raro, pero un buen reposo es la clave para tener un metabolismo ardiente. Tu cuerpo necesita recuperarse totalmente del día para empezar una nueva jornada, y la noche es el momento donde se segregan hormonas como la del crecimiento, que te ayudará a la formación de músculo. Apunta a dormir al menos 7 horas al día

Comenta este post

cerrar