Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

27.02.2015

De predicciones, oráculos y otras cosas

Tengo debilidad por saber mi futuro y decenas de veces he visitado a quienes tienen el don de la videncia. Pero ¿qué tal últil es contar con esta información?, ¿cuánto nos sugestionamos?

De predicciones, oráculos y otras cosas

Esta semana estuvimos en el lanzamiento de Natura Chronos, donde María Angel Laso dio una charla sobre la influencia de la luna y el poder femenino. En cuanto la vi, se me vino a la memoria su casa cerca de Marín, donde la entrevisté un par de veces y donde sucumbí ante la curiosidad de que me leyera mi destino.

Tengo debilidad por el futuro, lo confieso. Entre los 30 y los 40 años no hubo oráculo al que me resistiera: tarot (marsella, redondo, griego, egipcio), la mano, el café, grafología, carta astral, regresiones… y todo lo que puedan imaginar jajaja. Época turbulenta, llena de dificultades y decisiones complicadas.

Pero, como con casi todo lo vivido, no me arrepiento. Ahora ya en la medianía de los 40 suelo reírme con las amigas: “Te acuerdas de esa vieja a la que fuimos a ver cerca del Estacio Nacional y nos perdimos!!”. Bueno como esa fueron mil aventuras brujeriles. Y aún hoy me dejo arrastrar a veces por los vaticinios ¿por qué? En mi caso, por mi carácter positivo siempre pienso en la poco lógica creencia de que el futuro siempre será mejor. Error. Lamentablemente no siempre es así. Además soy curiosa. Pero no hay que olvidar que la curiosidad mató al gato! A veces te pueden hacer un vaticinio poco favorable, el que llevas sobre tus hombros por un buen rato y lidiar con eso puede ser torturante. Me acuerdo de Amanda que cuando tenía 30, le dijeron que quedaría viuda a los 40. La pobre cuida como hueso santo al marido, y cada vez que se enferma no puede dejar de acordarse de aquel augurio lapidario.

Lo mismo sucede al contrario cuando las predicciones hablan de un cambio total y positivo en tu vida… y tal vez no tomas ninguna acción esperando que la vida, como por milagro se transforme. Siempre hay que acompañar los deseos de acción, nada llega por sí mismo.

La respuesta es vivir sólo el presente, sin proyecciones, pero pucha que es difícil. Si sólo nos enfocáramos en eso seríamos tanto más felicies y viviríamos con menos ansiedad. Por lo menos hay que hacer el intento.

Y sobre mis experiencias esotéricas les puedo decir que hay gente que realmente tiene un don y otros que son aficionados. ¿Le han acertado a mi futuro? Sí… pero muchas veces en una forma y un contexto que no esperaba o en plazos más largos de los que me dijeron. Nada es tan literal.

De todas maneras ahora que se acerca marzo y el año 2015 empieza en regla y tomando en cuenta que soy cabra y que es mi año…. mmmm me muero por saber cómo viene la mano!

 

@Paula_Aviles

Comenta este post

cerrar