Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Mujer 3.0

11.02.2019

Mujer Sobre Dos Ruedas

Amante de las motos y con la motivación de poder recaudar fondos para distintas causas benéficas, la periodista madrileña de 46 años, Alicia Sornoza, hace siete años decidió arriesgarse a una aventura que la convirtió en la primera mujer de habla hispana en dar la vuelta al mundo en una motocicleta.

Mujer Sobre Dos Ruedas

Toda su vida estuvo ligadas a las motos, es hija del reconocido piloto de los años 60, Jaime “Correcaminos” Sornosa, pero no fue hasta el 2011 que está aventura comenzó a tomar forma, fue contratada como periodista para relatar las vivencias de un piloto que recorrería el mundo. Pero luego de 4 meses de trabajar sin paga para este proyecto se enamoró de la libertad de viajar y decidió continuar el camino en solitario, llevado al día de hoy más de 200.000 kilómetros y más de 50 países recorridos.

“Mi objetivo, además de realizar actos benéficos, es conocer diferentes culturas y paisajes y compartirlo con mis seguidores de RRSS y lectores. Además quiero animar a otras mujeres a que salgan de sus casas y rueden en moto por el mundo, ya que no hay más peligro que el que una se impone en su cabeza”, explica la aventurera.

Alicia comenzó este 2019 rodando por América del Sur, específicamente por Chile, llevando un grupo internacional por la Carretera Austral, con la ayuda de la rider chilena y amiga, Marcia Susaeta, para luego subir hasta Bolivia y Perú.

A continuación te dejamos la entrevista a esta intrépida mujer que busca la aventura sobre dos ruedas.

A qué edad fue tu primer encuentro con una moto?

Apenas recibí mi licencia de conducir a los 14 años, obtuve por primera vez una moto y está se caracterizaba por ser una 49 centímetros cúbicos y desde ahí estuve sin manejar una propia hasta los 34 años, pero en España me dedicaba al periodismo de motor, por lo tanto siempre estuve probando distintas motocicletas y autos.

¿En tú familia cómo se tomaron esta elección y amor por las motos?

La verdad es que vengo de una familia ligada al mundo motor, de hecho mi padre es piloto de autos y fue campeón por muchos años, por esta razón, mi familia no fue un impedimento para realizar lo que en aquellos años se consideraban una profesión más ligada al mundo masculino. Incluso siempre me ha apoyado en mis decisiones y me ayudaron a conseguir mis sueños.

¿Ser mujer ha significado un trato diferente durante tu recorrido?

Viajar siendo mujer lo considero una ventaja, porque vivimos en una sociedad machista, principalmente en el que primero las mujeres no tenemos una imagen de agresividad por lo tanto siempre nos van a cuidar y se van a asombrar más por lo que estamos haciendo, eso es una ventaja ya que me proyectan incluso como sus hermanas, novias e hijas. Incluso con las mujeres se crea un lazo especial de complicidad y protección. Lo que si considero que ha sido difícil es posicionamiento en los medios de comunicación, porque los propios hombres manejan los medios.

Vas a escribir un libro, ¿Es testimonial? ¿En qué pondrás el énfasis?

La verdad estoy escribiendo la continuidad del primer libro, donde narro lo que me gustaría que me hubiese pasado y también acciones que debería hacer tomado en algún momento de mi vida sobre todo con mis experiencias y que se lo regalo a Sofia la protagonista de la novela, es un libro que ha sido un desafío tanto profesional como por ser amante de los viajes.

¿Qué le recomendarías a alguien que quiere realizar un viaje como el tuyo por América? En lo práctico y sicológico.

Recomiendo en lo práctico que lleve el mínimo de equipaje posible, que la moto vaya muy poco cargada y que principalmente guarden los prejuicios en un baúl con llaves, porque se debe comprender que las culturas incluso dentro de los mismos países son complemente diferentes y si antepones tus normas no lo disfrutaras.

¿Cuáles son los elementos esenciales para tus viajes? Lo que no puede faltar en la maleta

Mis viajes sierpe tienen un fondo solidario, como os contaba, tiene que tener algo que sirva para ser mejor persona, no son simplemente recorridos entre varios puntos. Me hacen aprender, acercarme a otras personas, disfrutar de las diferentes formas de vida que hay sobre la tierra.

En mi maleta no faltan…¡unos tacones! nunca sabes cuando vas a necesitarlos. Tampoco falta mi celular ni mi computador personal, son mis herramientas de trabajo.

Comenta este post

cerrar