Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 10 personas

Nutrición

26.03.2018

¿Qué tan segura es en realidad la soya?

El dilema sobre la soya continúa y en nuestra revista respondemos a esta pregunta que más de alguno se ha hecho. ¿Será tan beneficioso como creemos?

¿Qué tan segura es en realidad la soya?

Lo entiendo. Justo cuando crees que has acabado con el debate sobre los productos lácteos, los atemorizantes reclamos de la soya te hacen desear arrojar el contenido de tu refrigerador.

Las ventas de soya se han disparado en los últimos años, a medida que más personas intercambian la leche deslactosada por soya en sus lattes y, bueno, edamames. Pero a menudo ha sufrido una mala fama, con estudios que relacionan el consumo femenino de soya con el cáncer de mama e incluso la infertilidad. La mayoría está vinculada a los fitoestrógenos de origen natural (compuestos similares a las hormonas) en la soya, conocidos como isoflavonas.

Los fitoestrógenos imitan los efectos de los estrógenos en el cuerpo, lo que genera la preocupación de que la soya puede ser nociva debido a un vínculo entre los altos niveles de estrógeno en el cuerpo –los niveles de estrógeno aumentan la división celular y, por lo tanto, pueden contribuir al crecimiento de células cancerosas. Pero la trama se complica.

En un estudio publicado en el Diario Británico de Cáncer, los investigadores encontraron que el riesgo de cáncer de mama se redujo significativamente en mujeres que consumen altas ingestas de soya (proporcionar más de 10 mg de isoflavonas), en comparación con aquellas que comen cantidades más pequeñas. Bastante el cambio. Una investigación más reciente concluyó que para las mujeres que viven con cáncer de mama, la ingesta de soya no es perjudicial para su salud.

UN RÁPIDO GOOGLE DE LA ‘SOYA’ Y LA ‘FERTILIDAD’
Es más que suficiente para que te deshagas de esas malteadas sin lácteos para siempre. Se trata del vínculo entre la genisteína (la isoflavona primaria en la soya) y la fertilidad reducida en estudios realizados en animales. Pero estos estudios generalmente implican consumir genisteína a niveles cinco veces superiores a los que estás expuesta al comer alimentos que contienen soya, por lo que hay un elemento de alarmismo aquí. De hecho, investigaciones más recientes sugieren que la soya podría ser buena para la fertilidad. En un análisis de mujeres sometidas a un tratamiento de fertilidad, se relaciona positivamente la ingesta de isoflavonas con las tasas de nacimientos.

Y, de acuerdo a un estudio realizado en 2016, las isoflavonas de soya incluso pueden proteger contra los efectos negativos del BPA (el químico que se encuentra en el plástico) en la fertilidad. El resultado es que no hay evidencia convincente en pruebas en humanos para sugerir la necesidad de deshacerte de la soya. Cuando se trata de fertilidad, hay cosas con más impacto a considerar; tener demasiada o muy poca grasa corporal, fumar, el alcohol y los altos niveles de estrés.

Comer proteína de soya como parte de una dieta saludable se ha relacionado con un menor riesgo de enfermedades cardiacas, que es otra razón para no abandonarla.

DATOS EN COCINA

TU DOSIS DE CAFEÍNA
La porción de 150 ml en un café con leche tiene 4 g de proteína y 15 mg de isoflavonas.

SNACK
¿Buscando algo de edamames para media tarde? Uno estándar de 80 g tiene 10 g de proteína y 25 mg de isoflavonas.

TOFU
Arrojar una porción de 100 g de tofu marinado en tu salteado te entregará 20 g de proteína y 60 mg de isoflavonas.

Comenta este post

cerrar