Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 5 personas

Nutrición

25.06.2018

¿Té helado en invierno? ¡Atrévete!

Este clásico que mata la sed es también una maravilla nutrimental. No dejes que el frío te lo impida y permítete un vaso ¡o quizás tres!

¿Té helado en invierno? ¡Atrévete!

¡ R I C O     Y     S A L U D A B L E !

El té, caliente o frío, tiene más valor nutrimental del que pensarías. Este líquido sin calorías contiene fitonutrientes, antioxidantes vegetales que, según las investigaciones, promueven la salud cerebral y cardiaca (el té verde y negro, respectivamente).

El té verde también contiene moléculas llamadas EGCGs, que pueden disparar la quema calórica. Los tés proporcionan energía sin provocar ansiedad o nerviosismo, dan “calma y alerta, y mejoran la claridad mental”, señala Keri Glassman, fundadora de NutritiousLife.com.

Los tés herbales, obtenidos de hojas de plantas como la menta y la manzanilla también tienen beneficios, como ayudar con la digestión, el sueño y el sistema inmunológico. Una taza al día es suficiente para saborear sus ventajas en tu salud.

E N F R Í A     L A S      C O S A S

Elige hielo en cubos y no frappé para evitar que el té se diluya.
Rico y bonito: añade hojas de menta o moras dentro de los cubos de hielo antes
de congelarlos.

N E G R O

La gran mayoría de tés helados están hechos de té negro de la India, Argentina, Sri Lanka o China. Los restaurantes frecuentemente lo usan porque su sabor se conserva, sea caliente o frío.

Prueba estos tipos: Helado, el Darjeeling es ligero y refrescante, y el aceite de bergamota del Earl Grey es vigorizante.
Sírvelo con: El Darjeeling y Earl Grey no necesitan complemento. Otros tés verdes funcionan bien con una rodaja de limón, o rebanadas de durazno.

V E R D E

El té verde no solo luce brillante y fresco en el vaso, también tiene un sabor súper limpio al estar helado y combina con sabores cítricos.

Prueba estos tipos: El sencha conserva un fresco sabor vegetal. Para algo más dulce, busca uno del tipo gyokuro.
Sírvelo con: Pepinos, su aroma complementa los sabores del té. O añade jugo de limón o naranja rebanada; el ácido cítrico incrementa la absorción de los antioxidantes de esta infusión.

H I E R B A S      Y      F R U T A S

Estos no son tés, pero tienen sabor libre de cafeína.

Prueba estos tipos: Una mezcla con base de Jamaica tiene una acidez que la hace un buen aperitivo para alimentos fuertes y especiados. El cedrón posee una plácida cualidad cítrica, y los tés frutales, en general, son buena base para sangrías al añadirles agua mineral.
Sírvelo con: Para Jamaica, ya sea con naranja o menta fresca. Para una infusión frutal, añade berries crudas.

E X T R A E R

Los profesionales prefieren extraer el té en frío; si lo haces adecuadamente, obtendrás sabor sin amargura o astringencia. Pon cuatro cucharadas de té en un galón de agua filtrada y refrigera por cinco horas. ¿No puedes esperar? Haz té caliente muy fuerte (40 gramos o seis cucharaditas por carga) y diluye con solo la suficiente agua para enfriarlo, después sirve sobre hielo.

E N D U L Z A R

La azúcar y la miel no se disolverán en el té helado, para una extracción en frío, tu mejor opción es el jarabe (partes iguales de azúcar y agua, calentadas hasta que el azúcar se disuelva). Si prefieres el sabor de la miel, haz té caliente y añade una miel de sabor neutral (para no competir con el té) antes de añadir el agua para enfriarlo.

Comenta este post

cerrar