Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 8 personas

Nutrición

13.08.2018

¿Sabías que 1/3 de la comida del mundo se pierde?

Te contamos cómo evitar o tratar de revertir esta lamentable cifra.

Por Foto portada: Priscilla Du Preez on Unsplash
¿Sabías que 1/3 de la comida del mundo se pierde?

De 1/3 a ¼ de la comida producida por el ser humano se pierde, un 56% en países desarrollados y un 44% en países en desarrollo. Según las estadísticas de Canadá, el 51% de la pérdida de comida, se produce en el propio hogar, el 18% se pierde en el procesamiento y envasado de alimentos, el 11% en tiendas, el 9% en el campo, 8% en restaurantes y servicios de alimentación y un 3% en transporte y distribución.

El gran problema del desperdicio de alimentos es la gran pérdida de nutrientes que botamos junto con ellos. Según la Organización de Alimentos y Agricultura de las Naciones Unidas, en Norte América y Oceanía la pérdida de alimentos equivale a 1.520 calorías (cerca de las calorías necesarias para un día completo de una persona), y en Latinoamérica equivale a 435 calorías (cantidad cercana a las calorías de un desayuno diario).

¿Cómo lo podemos evitar?

Cuando hacemos las compras…

  • Anda a comprar con una lista, así evitarás comprar cosas demás.
  • Compra primero los alimentos no perecibles y al final los refrigerados/congelados. Así lograrás que tus alimentos que requieren control de temperatura no pierdan su cadena de frío.

En la casa…

  • Cuando llegues con tus compras, ordena tu despensa de modo que queden los alimentos que están por vencer, delante de los que vencen después.
  • Evita volver a cocinar si aún quedan alimentos preparados en tu refrigerador
  • Intenta cocinar la comida justa, para que no sobre, ¡existen medidores en el mercado que te pueden ayudar a porcionar!
  • Cuando las frutas y verduras estén muy maduras, crea jugos y batidos saludables con tu Hurom, así también evitarás que se pierdan.
  • Busca recetas para aprovechar las pulpas de tus preparaciones Hurom.

En el refrigerador…

  • Ordena tu refrigerador de modo que los alimentos preparados queden en la parte de más arriba, luego los lácteos, luego los productos crudos, y por último las frutas y verduras en el espacio de más abajo, en las cajas.
  • Evita colocar excesiva cantidad de alimentos en el refrigerador para que no pierda la capacidad de enfriamiento.
  • Controlar que el refrigerador funciones de 0°C a 5°C.

Referencias:

  • “Food Price Watch”, The World Bank. Disponible en: worldbank.org/foodpricewatch
  • “Food Waste in Canada, Value Chain Managment 2010”, Gooch, Felfel, Marenick, George Morris, Centre, 2010.

Comenta este post

cerrar