Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 4 personas

Nutrición

03.10.2018

Una dieta para vivir más y mejor

¿Por qué dicen que los japoneses son los que más viven? Un nuevo libro desvela sus secretos.

Por Nota original en: Vogue.es
Una dieta para vivir más y mejor

Gracias a una alimentación conscientemente saludable y otras pocas reglas básicas, los adeptos al estilo de vida saludable exportado de Japón llevan siglos desafiando al paso del tiempo. Es por ello que queremos acercarnos a algunos de esos trucos y consejos con los que mantienen mente y cuerpo en plena forma sin importar la edad.

En la isla de Okinawa, no es extraño pasar de los 100 años. Según estudios y expertos en la materia, uno de los factores que influyen en la portentosa longevidad de su población frente a la de otras comunidades es su baja tasa tanto de obesidad como de enfermedad, elementos en los que la dieta juega un papel fundamental. Precisamente de esto trata el nuevo libro de Carolie Ferreira y la nutricionista Sibylle Naud, Le régime Okinawa. Les secrets de la longevité (lástima que aún no haya traducción al español, pero crucemos los dedos).

Juntas desgranan los hábitos alimenticios de Okinawa, desde cómo preparan la comida hasta una semana entera de dieta isleña detallada, observando en profundidad las reglas e ingredientes que emplean para mantener una salud de hierro y alargar sus vidas. Una de las sencillas directrices que siguen los habitantes de Okinawa es el régimen de adelgazamiento ‘hara hachi bu’, que implica que la persona pare de comer justo antes de sentirse completamente saciada, con el objetivo de que el estómago se llene solo hasta el 80% de su capacidad.

Otro de sus preceptos es el ‘kuten gwa’, consistente en comer muchas veces al día pero en porciones pequeñas. Son muy comunes las recetas con pescado y marisco, verduras y soja, mientras que la carne se relega a las guarniciones y los postres brillan por su ausencia. ¿Y cuál es el truco de oro de Okinawa? La regularidad es la clave: las comidas han de consumirse justo después de levantarse y justo antes de acostarse.

Comenta este post

cerrar