Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tiempo libre

11.10.2011

Desde Miami

Estoy en Miami y vengo llegando de un larguísimo día. ?Partí a las 12 de la mañana recorriendo Ocean Drive, la calle famosa de South Beach, repleta de restoranes, bares y hoteles, que recorre la orilla del mar, donde sólo te topas con turistas.? De desayuno me compré un gran milk shake de cookies and […]

Por
Desde Miami

Estoy en Miami y vengo llegando de un larguísimo día. ?Partí a las 12 de la mañana recorriendo Ocean Drive, la calle famosa de South Beach, repleta de restoranes, bares y hoteles, que recorre la orilla del mar, donde sólo te topas con turistas.? De desayuno me compré un gran milk shake de cookies and cream, buenísimo!!!? Caminé la calle entera, fui a la playa, la gente jugaba volleyball, pasé frente a la ex casa de Versace, y otros lugares.? Seguí mi caminata hacia Lincoln Road, una calle peatonal repleta de más tiendas y restoranes.? A esta altura del paseo diluviaba, y la gente se cobijaba bajo los techos de las tiendas para no empaparse.? Yo preferí verme horrorosa, y me compré una de esas nada de sentadoras capas amarillas plásticas y así seguir recorriendo.? Splash, splash, splash, …el agua hasta las rodillas.

Igual me había vestido semi preparada para la lluvia, vestido corto, hawaianas y paraguas.? Entré a todas las tiendas y probadores, caminé y miré.? Incluso tuve en mis manos un libro que costaba  U$1.000.000. Se acercaba las 7 de la tarde, hora en que había quedado de juntarme con un amigo que no veía desde hacía más de un año, y con el que me había topado antes en Washington (el vive en Puerto Rico).? Uffff…el pato amarillo que había chapoteado con tan poco estilo por Lincoln, debía transformarse… Entré a una tienda, elegí varias cosas para que pareciera que quería probármelas y me fui al probador a arreglarme, me reía sola, la vendedora me preguntaba como me quedaba todo y yo, en vez de probarme, me cambiaba con mi ropa, me pintaba y peinaba.? Salí de la tienda toda transformada, me sentía casi Pretty Woman!!! ?Lo que hace ponerse tacos, aros y pintarse, jajaja!!!

Y el patito amarillo mojado quedó  guardado en mi cartera.? Así empezó la noche en Miami, un trago en Segafredo de Lincoln, otro en la Española Way, para luego comer en el famoso Delano Hotel, donde Madona es dueña de una parte, en el distrito de Art Deco de South Beach. Este tiene una increíble piscina, donde se puede escuchar música bajo el agua, o comer sentado en una mini mesa adentro de la piscina, ó todo su alrededor lleno de ambientes con grandes cojines para tenderse a tomarse un trago.

Después nos fuimos a recorrer Ocean Drive y para terminar en otro local de Lincoln.? Estuvo genial!, una larga conversa y recorrido por la noche de Miami.? Pero tenía que volverme al depto en que estoy el Down Town. Taxi…otra aventura más, el tipo nunca entendió mucho a donde tenía que traerme, yo no me acordaba de la dirección exacta y mi inglés no es muy fantástico. Finalmente después de algo de nervio llegué y acá estoy contándoles mi día.

Aquí les dejo una galería con fotos de Miami!!

Comenta este post

cerrar