Women's HealthCerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas

Tiempo libre

19.12.2011

Buenos Aires a la vuelta de la esquina

????? Hacía más de 12 años que no iba a Buenos Aires, a pesar de lo cerca que está. Fuimos 5 días, que se me hicieron poquísimos porque esta ciudad, es definitivamente la más cosmopolita de Latinoamérica, con una diversidad enorme de actividades para todos los gustos y edades. Alojé en una zona muy distinta, […]

Por
Buenos Aires a la vuelta de la esquina

?????

Hacía más de 12 años que no iba a Buenos Aires, a pesar de lo cerca que está. Fuimos 5 días, que se me hicieron poquísimos porque esta ciudad, es definitivamente la más cosmopolita de Latinoamérica, con una diversidad enorme de actividades para todos los gustos y edades.
Alojé en una zona muy distinta, de donde había estado hace doce años. En mi primer viaje, me quedé en pleno centro; esta vez elegí un barrio más residencial y lleno de enormes parques, por lo que me tocó conocer otro Buenos Aires. Era un departamento en Palermo, a una cuadra de la calle Libertador, en el barrio donde viven Tinellis y muchos periodistas top. En edificios enormes y blindados a los ojos de cualquier curioso.
Para ser más exacta, mi depto estaba en Palermo Nuevo, al lado de Palermo Chico ( el barrio más top de Buenos aires por lejos) y delimitando con Palermo Soho y Palermo Hollywood. Tinelli por ejemplo, vivía a una cuadra de nosotros en una torre gigantesca que más bien parecía un faro dentro de la zona. La verdad es que son más de 15 nombres para sectores en el mismo gran barrio y cada uno tiene sus propias características. Por ejemplo Palermo Hollywood recibe ese nombre porque en sus casas antiguas se instalaron decenas de productoras de cine y TV,  por lo que siempre se ve a famosos por el lugar, y el sector Soho, llamado así por ser una réplica del barrio bohemio de diseñadores de Nueva York.

Caminamos horas por el parque que da a la calle Libertador, que estaba repleto de gente corriendo, patinando, andando en bicicleta, tomando sol, jugando a la pelota, andando en bote, etc., realmente saben aprovechar sus parques.
Una mañana de cielo azul intenso, con esa brisa fresca que bien le hace honor al nombre de la ciudad, anduvimos por el maravilloso Rosedal, junto sus preciosas lagunas, el Jardín Japonés mantenido por la colonia japonesa residente y que está impecablemente cuidado, hasta llegar al MALBA, el museo de arte latinoamericano, donde estaba la exposición del venezolano  Carlos Cruz-Diez: El color en el espacio y en el tiempo, buenísimo y un imperdible si les gusta el arte y que estará expuesto hasta marzo del 2012,!!!

Recorrer Palermo Soho fue una gran experiencia.  Tiendas de diseño de interior de mucha vanguardia, instaladas en viejas casonas con una arquitectura esplendida que los bonaerenses saben apreciar. Muchas tiendas y hartos diseñadores independientes. No obstante, en ropa, todo muy parecido a lo que he visto en las ferias de diseñadores en Chile, hubo pocas cosas que me asombraran. El ambiente es muy entretenido, sobre todo cuando empieza el atardecer… músicos y gente bailando en las calles.
También me escabullí por el tradicional paseo de la Recoleta, su cementerio –el más aristocrático de la república y uno de los más antiguos– el Buenos Aires Design y un poco más lejos Puerto Madero con sus restoranes y departamentos carísimos. Y aunque dicen que la feria de anticuarios de Santelmo ya no es la misma,  igual es rico recorrerla. Mi paseo de ese día terminó en La Boca, el barrio arrabalero del antiguo Buenos Aires, donde se fundieron las nacionalidades al ritmo del tango, la bebida y la conversación. Avancé por la calle Caminito, quizá la más famosa de Argentina, con sus casas pintadas de colores vivos. Para hacer la visita más pintoresca aún, ese día jugaba Boca Juniors, que había salido campeón.
Ese día, la presidenta Cristina K. tomaba el cargo por el nuevo período, así que el metro era gratis, ¡¡buenísimo!!! Sabían que el metro de Buenos Aires es uno de los más antiguos del mundo? Sus inicios son de la década de 1910.

En fin, Buenos Aires tiene ese “qué se yo” que te convierte en adicta…es tan cosmopolita, grande y diversa, tan llena de actividades, comidas, rincones y sorpresas , que uno nunca tiene tiempo de conocerla por completo.  Siempre quedan ganas de volver….

Muchas cosas quedaron pendientes para la próxima vez.

 

Comenta este post

cerrar